Frutal en flor.

Prevención en la realización de tratamientos fitosanitarios por abejas durante la floración.

La floración está iniciándose o muy próxima, por lo que repetimos la advertencia de la semana pasada.

Debemos recordar la importancia de extremar las precauciones respecto a los tratamientos fitosanitarios en época de floración, a fin de evitar la afección que estos pueden provocar en las abejas que en esos momentos se encontrarán alimentándose en la flor de azahar. Por este motivo, lo primero es intentar restringir cualquier tratamiento en esa época.

En la mayoría de casos podemos realizar en momentos anteriores o posteriores a la floración: Normalmente, plagas como los pulgones o trips que afectan también a otros muchos cultivos, no suelen representar un gran problema en cítricos, al menos a inicios de la primavera, y otras plagas específicas como por ejemplo minador, prays o cacoecia, rara vez suelen producir daños muy intensos, sino más bien sólo un ligero aclareo o afección en brotes, según casos. Por ello, podemos obviar o bien, alternativamente retrasar esos tratamientos a un momento más propicio, lo cual ayudará también a la instalación de enemigos naturales en nuestros cultivos ya que en muchos casos estos necesitan tener algo de plaga de cual alimentarse o parasitar.

Si finalmente se precisa realizar alguna intervención, deberemos utilizar solamente productos fitosanitarios con el menor perfil ecotoxicológico para abejas, aplicando el producto preferentemente al atardecer, cuando estos insectos beneficiosos se refugian en sus colmenas. Otra medida importante a considerar, es evitar los tratamientos cerca de láminas de agua (incluso charcos), puesto que las abejas pueden ir a beber a esos lugares.

Si hay presencia de hierba espontánea en floración en la plantación o sus linderos, debemos evitar igualmente cualquier tratamiento sobre esas superficies dado que las abejas pueden estar en esas plantas también.

Por último, una recomendación fundamental es intentar mantener una estrecha relación con los apicultores, de forma que puedan ponerse lo más de acuerdo posible tanto en la localización de las colmenas, como en los avisos por realización de alguna intervención que les pueda perjudicar. En este sentido, los apicultores tienen un papel muy importante de cara a notificar a las explotaciones vecinas donde ubican esas colmenas, debiendo identificarlas y advertirlas visualmente.

Para terminar, los productores deben tener en cuenta que ante cualquier aviso o denuncia que se produzca, personal técnico de Sanidad Vegetal y Sanidad Animal se personarán en la explotación o explotaciones sospechosas para la realización de tomas de muestras y verificar si se han usado productos permitidos o si se han respetado las indicaciones de uso autorizadas para los productos que puedan ser aplicados.

Llegado el caso, si se detectan incumplimientos al respecto puede conllevar un expediente sancionador, por ello animamos a todos los actores a respetar las normas preceptivas para cada uno.

Fuente: Servicio de Sanidad Vegetal de la Región de Murcia.

Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medioambiente.